martes, mayo 31, 2016

Chicas de calendario. La impulsiva Coco.


Ahí donde la veis Gabrielle Chanel, tan mona y arregladita, fue un verdadera revolucionaria de la moda, una auténtica rompedora -literalmente- ya que con su llegada rompió  corsés, ballenas y sombreros….la moda encorsetada del XIX dejó paso a la modernidad con Coco Chanel

Los orígenes marcan mucho -el mes pasado hablando de Virginia Woolf vimos que una infancia rodeada de luces aunque también con sus sombras la condicionó para siempre- el caso de la Chanel es similar, aunque solo desde las sombras más oscuras. Gabrielle Chanel nació en 1883 en un hospicio de Saumur (Francia), hija ilegítima de una campesina y un vendedor ambulante. Su madre murió cuando tenía doce años y su padre la abandonó en el hospicio de Obazine, vaya panorama. Inevitablemente creció odiando a su familia y en su vejez cuando era entrevistada inventaba un padre cosmopolita, mansiones de campo y una niñez regalada, ¡la imaginación al poder!

El rencor que le envenenaba también le proporcionó la fortaleza para salir adelante, cambiar su destino y lograr su meta más ambiciosa:  liberarse  de su pasado al mismo tiempo que liberaba a las mujeres de los convencionalismos de la belle époque. Interiorizó de tal manera su dura infancia que propuso convertir su humilde uniforme de orfelinato en referencia de la moda, increíble ¿no? Pues así nació el primer Chanel.

A los 21 años rompió con su pasado de forma radical, pasó de las húmedas habitaciones del hospicio a la calidez del castillo Royallieu, cerca de París, junto con el rico heredero Ettienne Balsan;  poco después la espabilada Coco se largó con Boy Capel, gran amigo de Balsan y también millonario. Capel no solo fue su amante, también su mecenas, Coco abrió en 1913 con su ayuda económica la primera boutique Chanel en Deauville, la ciudad más chic de Francia . Un año después estallaba la Primera Guerra Mundial y gran parte de la alta sociedad parisina se refugiaba allí, entonces empezó a vender como una descosida  su ropa ‘casual’,  prendas prácticas y ligeras que fueron un rotundo éxito. Coco consiguió la fama y algo que ansiaba aún más, independencia, dejar de ser una mantenida, devolvió a Capel toda la inversión y se convirtió en una de las primeras mujeres empresarias del siglo, sin ni siquiera imaginarlo Coco Chanel simbolizaba a la nueva mujer del siglo XX, en su ropa, en sus costumbres, en su carácter. Su carrera estaba lanzada y a aquella pequeña costurera nacida en un hospicio no la iba a parar ni Dios!!

En 1915 abrió una tienda en Biarritz -ciudad neutral durante la guerra- y frecuentada por ricachones de España y Francia, se hinchó a ganar dinero. En 1916 sus colecciones aparecían en la influyente revista Vogue, poco después empezó a vender en grandes tiendas de Estados Unidos. En 1918 abrió su casa de moda en París con más de 300 empleados, en 1921 creó su famosísimo perfume Chanel nº5, en los años 30 trabajó en el vestuario de varias películas de Hollywood y en 1935 su empresa llegó a contar con 4000 empleados.

Sin embargo todos estos triunfos profesionales no vinieron acompañados del éxito en lo personal. Boy Capel, ya casado con una aristócrata, que seguía siendo su amante y su gran amor, se mató en accidente de tráfico en 1919. Se consoló con el duque Dimitri de Rusia, aristócrata venido a menos, el rollo duró menos de un año, el libertino buscó dinero fácil en una millonaria norteamericana. Su siguiente conquista fue el hombre más rico de Europa, el duque de Westminster, que la dejó plantada en 1931, el noble británico buscaba un heredero y encontró un cuerpo más joven al que unirse. Coco tenía 48 años y estaba en la cumbre de su carrera. Un año después inició una pasional relación con el vasco Pablo Iribarnegaray, hubo planes de matrimonio, sin embargo en 1933 murió de un infarto, Coco Chanel, a sus 52 años, volvía a estar sola. Ninguna de sus relaciones acabó en matrimonio.
La guerra volvía a cernirse sobre Europa y Coco Chanel devastada por sus fracasos sentimentales y con la amenaza bélica a las puertas de Francia decidió cerrar sus tiendas, tuvo que despedir a más de 3000 empleadas. Durante la ocupación vivió en el hotel Ritz, sus posiciones políticas controvertidas y sus buenas relaciones con algunos jerarcas nazis ensombrecieron su imagen sin remedio y estuvo fuera de juego durante más de 15 años.


En 1954 volvió a la carga pero ya no era la animosa joven que levantó un imperio, era una solitaria  y vieja gloria que se dedicaba a lanzar dardos envenenados a otros modistos, a los homosexuales, a la minifalda… y después volvía su habitación del Ritz. Obtuvo algunos reconocimientos a su carrera pero su reputación nunca fue la de antaño, su público nunca perdonó sus devaneos con los alemanes durante la guerra.  En 1971 murió en París un mito del siglo XX, la impulsiva joven nacida en un jergón de un hospicio moría en una suite del Ritz de París, mientras tanto habían pasado 88 años de una vida apasionante.

Por cierto para quien no tenga todavía el calendario de las chicas Tutticonfetti 2016 AQUÍ os dejo el enlace de descarga.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Tutticonfetti©2014.Todos los derechos reservados. Con la tecnología de Blogger.