sábado, febrero 21, 2015

'Street Art'. Compartiendo por amor al arte.

Seguro que muchas veces pateando por una ciudad, incluso por algún pueblo os habéis visto sorprendidos por graffitis de todo tipo, ocupan tanto el centro de las ciudades como el extrarradio, la mayoría son pintadas sin gracia y sin alma, que ensucian muros y paredes, que ahondan en la decadencia de los barrios, que manchan mobiliario urbano sin ningún sentido, que deterioran nuestro entorno a golpe de aerosol. Sin embargo no hay que olvidar que entre tanta mediocridad también asoman verdaderos artistas callejeros.

Aakash Nihalani

El ‘street art’ , arte urbano, también llamado arte de guerrilla se ha convertido ya por derecho propio en una disciplina artística, que empieza a ser valorada en su justa medida. Pienso que casi debe ser considerado un ejercicio de filantropía, estos creadores nos regalan sus obras exponiéndolas en una suerte de museo al aire libre por todo el planeta, sin pedir nada a cambio. Su objetivo es variado, en ocasiones lúdico, otras reivindicativo, para incitar a la reflexión pública, transformar un espacio, embellecerlo o darle otro significado. Se trata casi siempre de una creación espontánea ejecutada por artistas anónimos aunque a lo largo de los últimos años han aparecido artistas profesionales.

Si hablamos de ‘profesionales’ del arte callejero de inmediato vamos a pensar en el fenómeno Banksy, lleva ya algunos años al frente de esta vanguardia rompedora con ese halo de misterio que le rodea, sin identidad, como una especie de ‘anonymous’ del graffiti.

Banksy

Pues bien, el británico Banksy tiene un antecedente al otro lado del canal mucho menos mediático pero que lleva más años compartiendo su arte por las calles de París. Blek le Rat (1952) es el pseudónimo de Xabier Prou, graffitero  parisino que utiliza la técnica de “pochoir” (plantilla) también conocido como ‘stencil’. Su vocación artística se desarrolló en la infancia, estimulado por un ambiente familiar culto, luego estudió en la  ‘Ecole des Beaux Arts’ de París  donde cursó grabado, litografía y pintura.
En los años setenta  dos viajes marcaron su estilo; en Italia se vio influenciado por el stencil propagandístico de Mussolini y después en el metro de Nueva York descubrió los graffitis americanos que empezaban a convertirse en un fenómeno. Años después, en Francia mezcló ambos para crear su propio estilo, usando plantillas para formar la silueta de una rata, que convirtió en su imagen.
En 1983 decidió plasmar su primera figura humana, la imagen de  un anciano que repartió por varias ciudades francesas. Ahí comenzó a hacerse popular y repitió series de figuras a tamaño natural. Otros graffiteros le imitaron aunque el reconocimiento del mundo artístico solo fue pleno cuando expuso su obra en el centro Georges Pompidou.


Blek le Rat
En los últimos años el trabajo de Blek le Rat se ha vuelto más social -denunciando la situación de los sin techo o la destrucción del medio ambiente- y político inspirándose para algunas de sus creaciones en los enfrentamientos de Irlanda del Norte o la guerra de Irak.
Blek le Rat es un gran maestro del arte calejero, ha decorado las calles de París con sus inteligentes obras desde los 80 y ha dejado su influencia sobre toda una generación de graffiteros y en los movimientos artísticos de guerrilla.
Para acabar este ‘post’ nadie mejor que el propio Blek le Rat y su manifiesto:

"Intento exponer las mejores cosas de la vida mediante inesperadas imágenes que distraen y deleitan a los peatones, sacándolos de sus preocupaciones cotidianas. A pesar de las represalias por parte de la policía en contra del graffiti, continuaré asaltando las calles en la oscuridad, ya que para mí, llevar el trabajo directamente a las calles es parte primordial de la evolución del arte..."


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Tutticonfetti©2014.Todos los derechos reservados. Con la tecnología de Blogger.